Actualidad

Día de la Visibilidad Lésbica: Mónica Briones

Desde mediados de la década pasada, todos los 9 de julio se conmemora el Día de la Visibilidad Lésbica en Chile, de modo de recordar la formación del primer colectivo lésbico feminista, Ayuquelén, en el año 1984, orgánica que surge a raíz del impune crimen de la artista lésbica Mónica Briones Puccio, el que sería uno de los primeros casos documentados de crimen por lesbo odio en nuestro país. Es por eso que recordamos brevemente la historia de Mónica Briones, en un acto de reivindicación de la memoria de todas las lesbianas que, hasta el día de hoy, son asesinadas, maltratadas e invisibilizadas por ser quienes son. 

Mónica Briones fue una mujer, artista y escultura, abiertamente lesbiana y camiona en el Chile de la década del 80´, aún bajo la dictadura de Pinochet. Según relata Cristina, su hermana, Mónica siempre fue el alma de la fiesta, una mujer que le gustaba hablar fuerte y reírse a carcajadas.   

Aun en el contexto de la gris opresión de los años 80, Mónica continúa produciendo arte, exponiendo en el Cerro San Cristóbal, Parque Metropolitano y en otras galerías locales, sin gran éxito. Probablemente debido a su expresión de género más bien masculina, se fue ganando el apodo de “excéntrica”, un eufemismo de la época para tratar de loca a una mujer que asumió a muy temprana edad su lesbianismo de forma pública. Esto trae consecuencias directas en la vida de Mónica, le cuesta encontrar donde exponer, le comienzan a llegar amenazas de muerte e incluso se intenta suicidar. 

La noche 9 de julio del año 1984, trágicamente un día después de su cumpleaños, Mónica planea celebrar con un grupo de amigues saliendo a comer y luego a bailar a la disco Atlantis. Sin embargo, quizás por ser una noche lluviosa, algo sucede y finalmente Mónica decide ir con solo con una amiga, Gloria, al bar Jaque Matte, cerca de la actual Plaza Dignidad. A la salida, cerca de las 6 de la mañana, mientras Mónica y Gloria esperaban micro en la esquina de las calles Irene Morales y Merced, se acerca un hombre alto, de aspecto militar y bototos, quien toma por el cuello a Mónica y le dice “Así es como quería encontrarte, lesbiana”, “¿Pero qué te pasa?” responde Mónica, mientras Gloria intenta defender a su amiga golpeándolo con el paraguas. En cuestión de minutos el hombre había destrozado el cráneo de Mónica. 

Algunas semanas antes, Mónica le dijo a sus amigas que estaba siendo vigilada y seguida por agentes de la CNI (Central Nacional de Inteligencia), la policía secreta de la dictadura. En antecedentes de la causa, se establece que Mónica habría tenido una relación con una mujer casada, Natalia, y que sería esta mujer quien estaría relacionada con las personas que asesinaron a Mónica. Sin embargo nada de esto es concluyente, ya que el caso se cerró el año 1993, sin culpables, dejando una vez más en la más completa impunidad el asesinato de una lesbiana en Chile.

Comments (0)

Deja un comentario